El gorrión.

Anuncios

Carta a la vida.

No sé que fue lo que te hice que tanto te dolió,
no sé en que momento herí tu corazón
para que derrames en mí  tu odio.
Busco errores entre mis recuerdos,
necesito una explicación.
Caí en las trampas que dibujaste para mi,
y aún así nunca dejé de creer en ti.
Rompí mis sueños caminando por tu cuerpo,
y aún así nunca dejé de creer en ti.
Bebí del charco de veneno que dejaste ante mi puerta,
y aún así nunca dejé de creer en ti.
Regué con mi sangre las espinas de tus rosas
y aún así nunca dejé de creer en ti.
¿Es tal vez esa la razón de tu rabia?
¿Quieres que deje de creer en ti?

Aunque ya no estés, cuidaré de ti.

Te voy a hacer una camita de cielo
para que duermas feliz.
Y con ramilletes de nube
construiré un jardín para ti.
Viajaré cada noche a pedirle a la Luna
que alumbre tu cuna
para que no tengas miedo.
Cantaré una nana a tu nombre
los días que el sueño no quiera dormir.
Y sembraré en un recuerdo
el tiempo que fuimos uno,
tú en mi cuerpo,
y yo tu universo…

La agonía de los besos. (Tiza)

El salvador de sueños.

Qué día tan bonito…
El Sol saluda mi piel, para dibujar mi silueta de sombra sobre la acera,
El aire baila con mi pelo, al son de las hojas abatidas por el otoño.
El mar ondea su cuerpo, encrespando en el mío deseos
de robarte una sonrisa que despierte todos mis besos,
para recordarte cuanto te quiero…

Camino.

Cuando buscamos “el camino”, ese destino que nos espera en algún lugar,
solemos mirar hacia delante, como si fuéramos a encontrar algo, una señal, una persona, un lugar…
Pero el camino, ese que debemos andar, está bajo nuestros pies, en cada paso que damos, en cada huella que dejamos.
El camino no está en el futuro, sino en el presente.

Adivina adivinanza

Cada vez que te miro, me veo
Cada vez que me veo, te miro
No es un espejo
Ni es un reflejo

¿Qué es?
¿Quién eres tú?

 

 

¿Y si…?

No hay nada más alentador que un “Y si…”
Es el principio de un proyecto, de un sueño, de un todo o de un nada. En cualquier caso es un principio, y me gustan los principios…

A veces…

A veces, pero solo a veces, pienso que es mejor no pensar. Y a veces, pero solo a veces, no pienso, solo siento, y siento no poder explicar mis sentimientos, porque no los siento…