Archivo de la categoría: Cuentos

Cuentos, la parte de la vida con más color.

Un chiste…

 

 

 

 

 

 

 

-Mami, mami!! Te voy a contar un chiste.
-Venga chiquitín, que te escucho.
-Mira mami, esto era un montón de gente que creía en un ser poderoso que todo lo abarcaba pero que no existía. Bueno, sí existía, pero nadie le había visto nunca.
Oye mami, ¿Cómo va a existir alguien que nadie ha visto nunca, y si nadie lo ha visto cómo sabemos que existe? Bueno mami, luego me contestas que voy a seguir con el chiste.
Pues esas personas hicieron unas casas enormes, de oro y repletas de tesoros, en las que había unos señores que contaban a la gente las cosas que les había dicho ese ser poderoso que nunca nadie había visto.
Oye mami, ¿Y cómo sabían esos señores lo que les decía ese ser que no veían? porque tampoco nadie le había oído nunca… ¿Qué raro, no, mami?. Bueno mami, luego me contestas que voy a seguir con el chiste.
Pues le contaban a la gente de todo el mundo que ese ser les decía cosas muy bonitas, que hay que ser buenos, que hay que ayudar al prójimo… Mami, ¿Qué es ayudar al prójimo?
-Pues hacer a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti. Es lo que dice la Biblia.
-¿Y qué es la Birria mami?
-La Biblia hijo, la Biblia. Pues la Biblia es…
-Bueno mami, luego me contestas que voy a seguir con el chiste.
Pues un día estaban en una de esas casas enormes hechas de oro y llenas de tesoros… ¿Mami…? Hay algo que no entiendo, ¿Si esa gente que ayudaba al prójimo y tenían tantos tesoros, eran tan buenos, por qué no ayudaban a esos niños que vimos el otro día en la tele que se morían de hambre?

Bueno mami, que no sigo con el chiste, porque la verdad es que no tiene gracia… Buenas noches mami, tú si eres un ser poderoso que todo lo abarca y todos podemos ver que eres de verdad. Te quiero mamá.

Anuncios

Las flores de mi jardín

Os voy a contar un cuento:

Había una vez, un trocito de tierra en medio del gran oceano. Allí vivían tres flores que daban vida a un bonito jardín. Aquellas florecillas no tenían mucho pero se tenían las unas a las otras y eso las hacía felices.
Una era una flor pequeñita, solía pensar que era un león y que como tal era el rey de la manada, que era el más grande y fuerte y que podía proteger a las otras dos flores de todo mal. La otra era una flor joven, soñadora, tranquila, serena y la mas bella de las tres flores. Una de las cosas que mas le gustaba hacer era jugar con el gran león del jardín. Y la tercera… bueno, la tercera era la reina de las flores, ella no soñaba porque sabía que todo cuanto deseaba estaba en las dos florecillas que alegraban su jardín. Lee el resto de esta entrada

Hoy soy gato, mañana no lo sé

Parecíamos dos gatos
en aquel viejo balcón ,
yo era gato de farola y
tú gatita de salón.
Con sardinas de una lata
y los restos de un sillón
dibujamos en la luna
siluetas al amor.
Invisibles a cadenas nos fundimos en canción
El recuerdo de una noche que hoy dibujo con mi voz
fui gato afortunado, tú ternura en mi pincel
cada luna que alcanzaba eran mundos a tus pies .

Subidos a un tejado colgados de la Luna
la ciudad se sostenía con la luz de tu hermosura
Colgados de un tejado subidos a la Luna
dibujamos nuestro cuadro donde reina la locura…

Cada vez que te recuerdo
en la cima de aquel sueño
me pregunto si las noches
serán parte de este juego.
Fui un perro callejero
con aires de gato montés ,
fui un tigre de bengala
y hoy seré gato otra vez.
Esta noche ni escalera, ni camino pa´ volver ,
no recuerdo tu nombre , la canción ya la olvidé .
Te perdiste una mañana, en un intenso amanecer
La luna no se regala… niña , tienes que volver .

subidos a un tejado colgados de la Luna
la ciudad se sostenía con la luz de tu hermosura .
colgados de un tejado, subidos a la Luna
dibujamos nuestro cuadro donde reina la locura .