Archivo del Autor: kallekolor

Agur

images

¿Dónde estás?
miré hacia otro lado un instante y
Tu cara
Tu ropa
Tu olor
Tu sombra…
Dime a dónde vas
Tu cielo
Mi estrella sin mar
La infinita lista de porqués
¿Volverás?
¿Veré tu rostro al despertar?
Abre los ojos
Quédate conmigo
Prometo no volver a llorar
Siéntate aquí a mi lado
Necesito respirar
Márchate
Vete y no mires atrás
No me importa
No cierres cuando salgas
Deja a la aurora pasar…

Hay…

Hay un rincón en mi cuerpo,
que guarda un lugar donde crecen tus besos.
Hay un lugar en mi vientre,
en el que nace el amor que dejaron tus versos.
Hay un deseo en mi pelo,
que enreda la flor que germina tu encuentro.
Hay un sabor en mi boca,
que lleva la esencia que hallo en tu misterio.
Hay un azúcar en tus ojos,
que endulza el amargo que ya no recuerdo…

NOSOTROS SOMOS MÁS Y TENEMOS LA RAZÓN.

Mis hijos tienen frío, así que se disponen a hablar conmigo. Mamá, ¿Podrías poner un rato la calefacción? tenemos frío.
Les explico que me es imposible, no hay dinero, el sueldo no me llega para eso. Ellos me cuestionan que podría recortar gastos de mi tabaco, las cervezas, los partidos de futbol del plus… Ni me molesto en contestarles y sigo a lo mío ignorándoles por completo. Un día, hartos ya de pasar frío, se rebelan y se plantan en las puertas de la casa impidiéndome acceder a los departamentos.
Ja! Pero qué se han creído estos mequetrefes! que no voy a poder ir al baño, o a hacerme un café a la cocina, que no voy a poder moverme a mis anchas por MI casa. Yo soy quien manda, soy más grande y más fuerte. La solución es fácil, agarro la escoba y los muelo a palos. Problema solucionado, o tal vez no, porque en menos de una hora tendría a las autoridades deteniéndome y al país entero echándose las manos a la cabeza preguntándose cómo es posible que alguien sea capaz de semejante atrocidad.
Pues por si alguien no se había parado a reflexionar, esto es exactamente lo que está haciendo la policía con los jóvenes de Valencia, solo que a ellos no va a ir nadie a detenerles, porque los que detienen son más grandes y fuertes y no están dispuestos a renunciar a sus lujos para que unos críos estén calentitos en sus aulas. Señores, es cierto, son más grandes y más fuertes, pero NOSOTROS SOMOS MÁS Y TENEMOS LA RAZÓN.

Un chiste…

 

 

 

 

 

 

 

-Mami, mami!! Te voy a contar un chiste.
-Venga chiquitín, que te escucho.
-Mira mami, esto era un montón de gente que creía en un ser poderoso que todo lo abarcaba pero que no existía. Bueno, sí existía, pero nadie le había visto nunca.
Oye mami, ¿Cómo va a existir alguien que nadie ha visto nunca, y si nadie lo ha visto cómo sabemos que existe? Bueno mami, luego me contestas que voy a seguir con el chiste.
Pues esas personas hicieron unas casas enormes, de oro y repletas de tesoros, en las que había unos señores que contaban a la gente las cosas que les había dicho ese ser poderoso que nunca nadie había visto.
Oye mami, ¿Y cómo sabían esos señores lo que les decía ese ser que no veían? porque tampoco nadie le había oído nunca… ¿Qué raro, no, mami?. Bueno mami, luego me contestas que voy a seguir con el chiste.
Pues le contaban a la gente de todo el mundo que ese ser les decía cosas muy bonitas, que hay que ser buenos, que hay que ayudar al prójimo… Mami, ¿Qué es ayudar al prójimo?
-Pues hacer a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti. Es lo que dice la Biblia.
-¿Y qué es la Birria mami?
-La Biblia hijo, la Biblia. Pues la Biblia es…
-Bueno mami, luego me contestas que voy a seguir con el chiste.
Pues un día estaban en una de esas casas enormes hechas de oro y llenas de tesoros… ¿Mami…? Hay algo que no entiendo, ¿Si esa gente que ayudaba al prójimo y tenían tantos tesoros, eran tan buenos, por qué no ayudaban a esos niños que vimos el otro día en la tele que se morían de hambre?

Bueno mami, que no sigo con el chiste, porque la verdad es que no tiene gracia… Buenas noches mami, tú si eres un ser poderoso que todo lo abarca y todos podemos ver que eres de verdad. Te quiero mamá.

Se vende corazón que perdió a Felicidad.

Hoy me cuesta abrir los ojos sin pensar que ya no estás.
Despierta la mañana en mi almohada y ni me muevo,
que el regalo de la vida tan temprana es soledad.
Y lo difícil es comprender esta sensación de carnaval,
el mundo gira floreciendo en primaveras,
mientras yo le hago un huequito al invierno gris en mi postal.
Echo al Sol de mi ventana que me llama a despertar,
no sé que tiene de raro no querer jugar a un juego, que yo no entiendo.
Y si vuelvo a teñirme de colores,
será porque no me haga falta más de lo que tengo.
No pretendo vivir en un ayer que ya se fue
porque es como soñar ser amapola en pleno invierno,
y acabar perdiendo…

Hecha un gurruño.

Por ser tan fuerte me quedé dura, y ahora no distingo la piel de los huesos…

Maite zaitut

Te voy a hacer un sueño de alas para que vueles conmigo,
y mientras los halcones  sobrevuelan el cielo
tú y yo sobrevolaremos  el infinito.

Te voy a hacer un abrigo de besos para que no tengas frío,
y mientras los vientos congelan la Tierra
tú y yo daremos calor a las estrellas.

Te voy a hacer una cajita de cielo para que las nubes acaricien tu cuerpo
y mientras yo descanso al amor
tú estés bien cuidadito 🙂

Me fui…

No sé donde acabó este principio
ni sé donde empezó nuestro final.
No encuentro las palabras para explicarte
que el tiempo ya no hace su tic tac.
Me fui meciendo  en un abrazo
y en un minuto me dormí.
Aguas que secan las orillas
Sueños que duermen en mi piel
El miedo se hizo dueño de la esencia
y mis labios solo dicen precaución
Sin puerto ya donde esperarte
Me entrego a las entrañas de alta mar.
Soy una herida que no cicatriza
soy un silencio que todo lo grita
inmerso en un grito que todo lo calla
solo un recuerdo sobre tus pestañas
que arañan marañas que enredan dolor…
Me espera la Luna tengo que partir
Te dejo este sueño, yo ya no quiero dormir…

Siempre me quedará.

Tú decides.

La vida, como cualquier otro tesoro, tiene sus pros y sus contras. Es cierto que las dificultades son pesadas de llevar, al contrario que las partes buenas que caminan por si solas. Pero si somos capaces de andar por ella mirando hacia el esplendor de sus virtudes y apartar con calma las piedras del camino, lograrás que sean menos pesadas.
La vida no es como es, es como tú quieras que sea…