Poesía a un ladrón

Me mordió el corazón, se llevó mi sonrisa,
me pisó la razón, me cerró las salidas.
Ahora busco mi olor donde no queda nada,
aún recuerdo su voz regalando mentiras.

Desperté en un recuerdo, ya no veo la vida.
Me pregunto por qué me inyectó su veneno
y le ruego al dolor despertar de este infierno.

Desayuno del odio que recorre mi cuerpo,
me alimento del grito que reclama venganza.
Ya no huelen las flores, no me creo ese cuento.

Déjame llorar, no me alumbra la luna,
déjame gritar, no me escucha la vida,
déjame nadar entre lamentaciones
para ahogar los recuerdos que me llenan de ira.

Caminé sin zapatos por las brasas del tiempo,
no me quema el calor porque ya no lo siento.
Regalé en un abrazo todo lo que no tengo
y ahora vivo descalza recordando su cuerpo.

Anuncios

Acerca de kallekolor

Soy de colores...

Publicado el noviembre 18, 2011 en Poesía. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Susana Fernández Martín

    Bello, bello, bello, bellisiiimoooooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: